La danza de las tijeras es una danza indígena originaria de Ayacucho, cuyo marco musical es provisto por violín y arpa. Posteriormente, fue difundida por Huancavelica y Apurímac.

 

Es una danza de carácter mágico religioso mayormente se baila en las fiestas navideñas. La danza de las tijeras se divide en: danza mayor, menor y zapateo, la primera es la competencia o atipanakuy, donde cada comparsa demuestra sus habilidades y a través de varias pruebas con habilidades en el baile en la parte física y valor, desarrollan a través de melodías andinas hermosas, entonando paso a paso todas las vivencias andinas.

La indumentaria del “gala” es un pantalón de paño rojo, adornado con cintas de diferentes colores, pechera, camiseta y casaca, adornados con lentejuelas, espejos y franjas doradas, el sombrero adornado con diversos colores, se complementa con pañuelos, medias, zapatillas, guantes y las infalibles tijeras hembra y macho. La vestimenta de las bailarinas está compuesto por sombrero con plumajes o flores, blusa de color blanco con banda roja o azul, bordado, waly de color rojo o guinda, zapatillas y pañuelos.

La danza se ejecuta en fechas de importantes celebraciones rituales, como la fiesta del agua en Ayacucho y algunas fiestas religiosas del santoral católico y actualmente se ejecutan en el sur de la región Ayacucho en Sucre, Lucanas, Paúcar del Sara Sara y Parinacochas y en la región Huancavelica en el mes de junio en la fiesta del Corpus Christi, la fiesta principal se realiza en la ciudad de Huancavelica del 23 al 26 de diciembre, siendo dìa central el 25 y el 26 el gran competencia tradicional interbarrios.

Es una danza de características muy singulares lo que la hacen única en el contexto andino, destacan su coreografía, la espectacularidad de sus movimientos, el desafío o competencia artística -atipanakuy- de danzantes y la estirpe de maestros danzaq, sus cultivadores y ejecutores, asociados al pensamiento colectivo con rituales y comportamientos místicos.

Los danzantes de tijeras descienden de los tusuq laykas que eran sacerdotes, adivinos, brujos y curanderos prehispánicos, quienes durante la colonia fueron perseguidos.

Durante la época colonial comienzan a hacerse conocidos como supaypa wawan (en quechua “hijo del diablo”), refugiándose en las zonas más altas, y con el paso del tiempo los colonizadores aceptaron que volvieran pero condicionándolos a danzar a los santos y al dios católico, iniciando la tradición de ejecutar la danza de las tijeras en las fiestas patronales.

Durante la colonia, la danza fue influenciada por los movimientos de la jota, contradanza y minúes españoles, además de ser influenciados por los trajes de luces españoles.

Durante el siglo XX, el escritor José María Arguedas, inmortalizó al danzante de tijeras en varias de sus novelas, como en La agonía de Rasu Ñiti” (1962).

El danzaq

Es el danzante de tijeras. En las tradiciones orales de la zona chanca se considera al danzaq como un ser mítico diabólico por recitar “laytachay jaunikillo”, que significa ”diablo, padre mío”. El danzaq lleva en sus manos dos tijeras, llamadas ”hembra” y ”macho”, que vienen de tiempos en los que los danzantes eran explotados en la actividad minera por los colonizadores españoles.

En la región ayacuchana, existen leyendas que explican que las tijeras del danzante fueron hechas por los ‘auquis’ y su sonido proviene de la laguna Yauruviri.

Instrumentos

Según algunos estudiosos, la danza de las tijeras es un baile de pastoreo y de esquila del ganador, que se ejecutaba para rendir culto a los rebaños de auquénidos.

Tras la esquila, las tijeras se deterioraban, por lo que comenzaron a ser usadas como un instrumento musical más.

Los instrumentos son los siguientes:

El pinkullu y la tinya: instrumentos de viento y percusión respectivamente, conjugan armonías maravillosas en la música layqa.

El rawraku rawrara (trompa) y el qawqa o qawqatu (caucato): armonizan de manera variada y cromática la música layqa.

El rawraku (onomatopeya de raw… raw…): antiguamente era confeccionado de madera de chunta con una lengüeta de metal que se tocaba con la lengua o los dedos. Posteriormente este instrumento se confeccionó de puro metal.

El qawqa (onomatopeya de  qaw … qaw…) confeccionado de tallo de kiswar arqueado, con una interposición de cuerdas hechas de las tripas de vizcacha u oveja, delgadas a gruesas; con el cristianismo se impone utilizar el arpa y el violín a la usanza española.

La tijera layqa y el tusuq layqa se acompañaba con saqsaqa (onomatopaya de saq… saq…), fruto de calabazo inmaduro que al secarse queda como un botellón sonoro por las semillas secas dentro.

 

Características de la danza
La danza de las tijeras puede ser de distintos tipos:

Danza mayor: Llamada también ”de competencia”. Participan dos bailarines, quienes danzan por turnos retándose el uno al otro a superar el riesgo de los pasos que realizan. Esta competencia es conocida como atipanakuyhapinakuytupanakuy, entre otros.

Danza menor: Es conocida como qolla alva. Esta danza se baila por las noches y son ejecutados en las festividades navideñas.

En la sierra, la danza de tijeras se baila desde abril hasta diciembre en todas las ferias agrícolas y religiosas importantes. Sigue una secuencia y el riesgo de los pasos de baile se incrementa progresivamente.

  • Ensayo
  • Tonada
  • Huamanguino
  • Patara o pasta (en esta etapa se ejecutan pasos de baile sobre la punta de los pies
  •                               pero no es de forma secuencial)
  • Cascabel
  • Caramuza
  • Agonía

Al final de la fiesta, la gente de la comunidad designa al ganador.

Ritos de la danza

Rito de pachasiray: sirve para bendecir los materiales con que se elabora el vestuario. Dura toda una noche y va acompañado de rezos, de trago y de hojas de coca.

Para elaborar las tijeras, se realiza una ceremonia en la que se sumergen las hojas de acero en alcohol por un periodo de 7 días. Luego se dejan secar por tres días, tres días antes de darse la danza.

La danza de las tijeras fue declarada Patrimonio Cultural de la Nación por el Ministerio de Cultura, tal como lo señala la Resolución Directoral Nacional Nro. 363/INC-2005 con fecha, 22 de abril de 2005.

La danza de las tijeras ha sido reconocida como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la Unesco el 16 de noviembre de 2010.

Fuentes: [Mincetur, Ministerio de Cultura]

Comments

comments

About ERNESTO DARCOURT ARCE