Día del libro: ¿Cómo salvar al sector editorial después del coronavirus? Los expertos opinan

Condividi su
Editores, libreros, funcionarios y autores se pronuncian sobre la crisis del sector editorial por la pandemia del COVID-19. Una situación que, a diferencia de otras industrias, posee sus propias singularidades.
Con las librerías cerradas a nivel nacional, la cadena editorial sufre uno de sus peores momentos de los últimos años.

Con las librerías cerradas a nivel nacional, la cadena editorial sufre uno de sus peores momentos de los últimos años.Juan Carlos Fangacio ArakakiActualizado

Son tiempos extraños estos, en los que discutir sobre temas que no sean la vida o la salud parece una frivolidad. Discutir, por ejemplo, sobre el futuro de los libros. Pero conviene entender que, en realidad, el editorial es un asunto de suma relevancia. Son los libros –así como las películas o la música– los que por estos días nos ayudan a sobrellevar las dificultades del confinamiento; y son los libros también el material de consulta de los médicos o investigadores que buscan enfrentar desde su trinchera a la pandemia del coronavirus.

“La cuarentena, que todos entendemos y acatamos, ha generado una debacle en el sector editorial. No es que va a ocurrir, ya ocurrió. Esta industria es tan frágil que la cadena de pagos se rompió”, afirma Jerónimo Pimentel, director general de Penguin Random House. Ciertamente, dentro de un panorama de librerías cerradas, editoriales como la que él encabeza no reciben pagos por sus consignaciones. Y con ello, como es lógico, se merman los ingresos de editores, correctores, diagramadores y los propios autores.

Según un informe publicado esta semana por Día 1, la editorial Planeta calcula una reducción de su plan editorial del 40% debido a la pandemia. En el caso de Penguin Random House el recorte es parecido. “Y hablamos de editoriales grandes, que tienen respaldo internacional –agrega Pimentel–. ¿Pero qué pasa con las pequeñas como Peisa, Pesopluma, Estación La Cultura, y otras? Muchas podrían cerrar. El escenario es catastrófico”.

La librería Crisol, que con 35 locales se consolida como la más grande del país, describe como muy severo el impacto de la cuarentena y proyecta que la situación se prolongará. Consultado sobre sus planes para contrarrestar la crisis, su gerente general Sergio Galarza, menciona el potenciamiento de comercio en línea, el recojo en tienda y la entrega por delivery. Sin embargo, no es claro lo que ocurrirá en sus tiendas.

“Seremos estrictos cumplidores de los protocolos dictados por el gobierno –responde Galarza por correo electrónico–. Vamos a priorizar en nuestras tiendas para sintonizar con las preocupaciones de nuestros clientes. Somos conscientes de cuáles son los temores que el consumidor albergará en la etapa poscuarentena. Por ello, deseamos generar confianza”. A la pregunta sobre si conservarán su personal, Galarza señaló que se encuentran trabajando con su equipo a la espera de novedades respecto a la reactivación.

Crisol, la cadena de librerías más grande del Perú, prevé una situación severa incluso pasada la cuarentena.
Condividi su

Comments

comments

About ERNESTO DARCOURT ARCE